RECETAS FÁCILES PARA NIÑOS

Receta de MALVAVISCOS CASEROS – Handmade Marshmallows

¿Eres fan de los malvaviscos? Pues con la receta casera, podréis consentir a vuestros peques poder disfrutar un poco más de estas nubecitas, lo que no solo resulta delicioso, sino que también es divertido. Siempre existen alternativas saludables a las golosinas de siempre. Sabes que sustituyendo los ingredientes más azucarados por estevia y dejándolas libres de gluten y sin grasas animales, podrás disfrutar de todo el sabor.

Con esta receta que te vamos a mostrar, aprenderás a hacer malvaviscos caseros de una forma fácil y deliciosa. ¡Seguro que después no querrás volver a comprarlos hechos!. Las chucherías siempre parecen recetas imposibles, pero en realidad llevan ingredientes comunes que se encuentran fácilmente y que se preparan con una receta mágica. Muchas recetas de nubes caseras requieren de termómetro, glucosa, etc, pero ésta que te vamos a mostrar es la receta más sencilla que te animará a hacer más veces. Si quieres aprender el truco, sigue leyendo …  ¿Preparado? ¡Allá vamos!.

Ingredientes para 4 personas :

–  250 ml. agua fría

–  20 grs. de gelatina neutra

–  400 grs. azúcar blanco

–  Pasta con sabor a fresa (puedes usar el sabor que más te guste)

¡Recuerda!. Siempre que quieras cocinar, debe haber un adulto para ayudarte en la cocina.

Preparación y pasos a seguir:

  1. Hidrata la gelatina con la mitad del agua, es decir, con 125 ml. Deja que espese durante unos minutos.
  2. Calienta en un cazo a fuego lento el resto del agua con el azúcar. (Nota: si quieres que tus nubes sean de vainilla, este es el momento de agregar la vaina abierta. Pero si vas a usar vainilla en pasta la añadiremos más adelante) Lleva la mezcla a ebullición y retira del fuego.
  3. Añade al cazo la gelatina hidratada que reservamos en el paso 1 y vuelve a poner la mezcla a fuego lento hasta que vuelva a hervir.
  4. Ahora debes tener paciencia y esperar a que la mezcla temple y se quede a temperatura ambiente.
  5. Cuando la mezcla esté templada, con un batidor de varillas eléctrico, la batimos a máxima velocidad durante 10 minutos. Es momento ahora de añadir la pasta de sabor. Nosotros hemos utilizado un par de cucharadas grandes de pasta con sabor a fresa. En los supermercados de grandes superficies puedes encontrar las pastas Home Chef. La de vainilla es nuestra favorita y la que usamos siempre que ponemos en la receta que utilizamos pasta de vainilla. Los botes son de 170 gramos y los sabores que se suelen encontrar son los de vainilla, fresa, toffee y chicle.

Aunque no te lo parezca al principio, esta mezcla tan líquida, poco a poco va como espumando, cogiendo consistencia y cuerpo hasta llegar a un punto que queda cremosa y densa.

  1. Prepara una bandeja grande (nosotros utilizamos una bandeja con unas dimensiones de 31,5 x 24,5 x 7 cm). Unta la bandeja con mantequilla, aceite o spray antiadherente y extiende la mezcla. Alisa con una espátula o lengua de gato la superficie. Ahora solo debes esperar a que la mezcla termine de cuajar. Este proceso tardará unas 4 horas aproximadamente.
  2. Cuando vayamos a cortar nuestras nubes, como estas son muy pegajosas, debemos espolvorear por encima una mezcla a partes iguales de azúcar glas y maicena, así como engrasar el cortador que queramos usar.
  3. Reboza también las nubes cortadas en esa mezcla de azúcar y maicena. Otra idea, que además ayudará a que se conserven frescas aun mejor, es bañarlas en chocolate. De todas formas debes guardarlas en un recipiente hermético o se secarán rápidamente a los pocos días.

Parecen muchos pasos, pero son facilísimas y ya veis que los ingredientes están al alcance de todos. Podéis utilizar saborizantes naturales, como frambuesas frescas. Una vez las haces y vas viendo el proceso, es animarse y experimentar con ellas.